miércoles, 25 de noviembre de 2009

Barreras, barreras

Mi compañero de piso tiene una ducha anal. No una pera de las que se llenan de agua. No una de esas que tienen un tubo que te introduces por el ano, una vez lleno de agua, y al apretar llenar tu culo del “líquido elemento” para que quede bien limpio. No un objeto sexual que puedes guardar en tu cuarto. Mi compañero de piso tiene una ducha anal unida al grifo de la ducha. Un objeto que me mira cada mañana cada vez que quiero darme un baño.


Cristo Rodríguez


Se podría decir que Nueva York es la ciudad de la contención. Las manifestaciones de personas son contenidas en la calle con barreras, si bien es cierto que la gente se manifiesta cuando y donde quiere, es curioso ver a decenas de personas que andan en circulo, en un área restringida de la acera, con pancartas y profiriendo consignas a voz en grito. La ciudad intenta contener la temperatura del subsuelo con tanques de nitrógeno líquido ubicados en los lugares más calientes de la ciudad. Otra medida para el calor, menos efectiva pero sin duda más económica, son las chimeneas naranjas tan típicas de esta ciudad. En cuanto a la gente, el “ayuntamiento” no tiene que hacer nada por controlarlos, ellos parecen saber poner sus propios límites.


Hablando con un amigo le pregunté si en NY había algún local que tuviese cuartos oscuros. Para aquel que no lo sepa (entre ellos mi amigo), un cuarto oscuro es un lugar donde uno se introduce buscando puramente sexo con cualquier desconocido que seguirá siendo un desconocido, cuando el encuentro termine, debido a que en dichos cuartos no hay nada de luz, de ahí su nombre. Este tipo de lugares son típicos de diversas discotecas y clubs repartidos por toda la geografía europea. La respuesta de mi amigo fue contundente, “eso es de enfermos, en NY no tenemos esas cosas…” Yo me quedé, como diría mi madre, a cuadros. Y proseguí con la siguiente pregunta: ¿Y saunas? ¿Ya sabes sitios dónde vas, no tienes ropa y puedes hacer sexo con la gente? Su cara iba contrayéndose cada vez más y negaba con la cabeza sin atreverse a articular palabra.


¿Cómo es posible que un tipo que tiene fotos de su polla en Internet se sorprenda cuando yo le hablo de cuartos oscuros? ¿Cómo uno puede comprender que un chico que me abrió las puertas de su casa sin saber quién podía ser yo pusiera esas caras cuando yo le hablaba de saunas y cuartos oscuros? ¿Cómo un tío que me chupó la polla el primer día hasta tener dentro de su boca y saborear todo mi jugo podía sorprenderse con mis pregunta?


Ahora resulta que la vieja Europa está enferma. Desde luego, la doble moral victoriana sigue en USA tan viva como el primer día. Uno puede ser una verdadera puta en su casa, pero nunca en lugares públicos. Es cierto que en las páginas de contactos europeas es posible encontrar gente con fotos de todo tipo, pero también es cierto que lo que se puede ver en los estados unidos es mucho peor. Esta gente puede poner una fotografía metiéndose miles de vegetales por el culo pero, por supuesto, nunca pondrán su cara, lo dicho, todo de puertas para adentro.


Quizá sea cierto que en “la vieja Europa” estamos enfermos. Pero, por el momento yo no me he topado con nadie que tenga en su baño un objeto metálico que se mete por el culo para que quede bien limpio. A mi me parece muy bien, mi compañero seguramente es la persona más aseada del planeta y para los tíos que se lo follen seguro que es una gozada encontrarse con un culo tan higienizado, pero ver eso cada día para mi es un poco, cuanto menos, confuso. Normalmente la gente tiene en su cuarto un objeto que puedes comprar en cualquier “sex shop” y que tiene la misma función, pero no es el caso de mi compañero. Si bien, yo lo asumo con deportividad y sin poner caras raras. Será que los europeos somos más libres y tenemos las mentes más abiertas, dentro y fuera de casa…

2 Comentários:

helena dijo...

será que en europa tenemos una cultura milenaria, que parte de la antigua grecia, símbolo de libertad absoluta: libertad en el pensamiento, libertad científica, religiosa, y sobre todo, libertad sexual... será que les falta tradición, que les falta absorver todo aquello que es positivo aunque no implique una ganancia económica.

Víctor dijo...

niño, pues ya sabes, monta tú el negocio... igual que hemos exportado la tortilla de patatas, los bares de tapa y la nueva cocina española, sé un pionero y monta un Strong en NY, y sería guay que lo llamaras 'Fuerte', no? joder, qué buena idea, Xto, me voy contigo a NY a montarnos en el dólar!

Niveles

Followers

LUJURIA © 2008. Template by Dicas Blogger.

TOPO